Actividades de especial riesgo

Los padres de un alumno de pilotaje comercial fallecido en accidente de aviación cuando había superado las clases prácticas pero aun no tenía el título de piloto, demandaron a la empresa de formación, que impartía clases teóricas y prácticas correspondientes al curso de piloto comercial. El alumno estaba acompañado del instructor y empleado del centro de enseñanza y de otro alumno. El Tribunal Supremo (STS de 19 de junio de 2000 rechazó el recurso de la empresa y confirmó la obligación de indemnizar a los padres. La empresa había alegado que no podía advertirse en este caso culpa in vigilando, debido precisamente a la dificultad de control en los especiales riesgos que conlleva la actividad, de alto nivel técnico. La Sala sin embargo entendió que no cabía dicha excusa, cuando las supuestas medidas adoptadas se habían mostrado insuficientes para evitar hechos como el del caso, lo que hace presumir que no se habían agotado todas las medidas adecuadas.

¿La empresa se libra si hay dolo del empleado?

Un de las cuestiones que se plantean en ciertos casos es si el hecho de que la actuación del empleado sea dolosa o intencional, pueda suponer la exoneración de la empresa de los daños que pueda causar su empleado, pues la actuación queda “desconectada” de las funciones encomendadas. La AP Girona, en sentencia de 13 de mayo de 2014 consideró que esta circunstancia no era excusa para la responsabilidad subsidiaria empresarial. En el caso enjuiciado se examinó el proceder de un vigilante nocturno de un camping que, dentro de su horario laboral, en el recinto y mientras vestía el uniforme y portaba la porra agredió a un campista, a quien se supone debía proteger. La responsabilidad que se exigió a la empresa y también a su aseguradora, se funda en la culpa in eligendo o in vigilando que se presume, con inversión de la carga de la prueba. La empresa no desarrolló actividad probatoria alguna destinada a destruir la presunción, por lo que resultó ser responsable civil subsidiario por los hechos de su empleado. Fue condenada, junto a la aseguradora, a pagar más de 46.000 euros.

Significado del término “empleado”

El Tribunal Supremo ha venido interpretando también el concepto de “empleado” a estos efectos. Así, en la sentencia dictada el 16 de mayo de 2003 , hace una interpretación extensiva de la condición de empleado, y concluye la responsabilidad de la empresa contratista por el fallecimiento de un trabajador de la subcontratista a causa de la caída al vacío desde un andamio sin redes de protección y sin barandilla. Así, extiende la responsabilidad del comitente a los daños causados por el contratista siempre que se acredite la culpa de este último y exista una relación de jerarquía entre ambos.

Post a Comment